Gricel y Margarita, las Oteritas... 💔💔



       
 Solo y tanto como eso, mis dos hermosas hijas....

La hermandad del fútbol ⚽



          Jugué pocas veces en cancha grande de 11 y todas ellas de muy joven. Fui un gran 4 en pocos partidos del club Progreso, cerca de mi casa en Lanús pero aunque mi puesto era de 7 se jugaba de lo que el equipo necesitara solo para poder jugar.


Con mi primer trabajo de cadete a mis 18 cuando decidí que la facultad no era opción para mí volví a las canchas de 11 y a mi puesto natural. Era "el pibe" dentro de un equipo de veteranos, todos vendedores de ropa fina de hombre de la icónica firma Modart, ya extinta. A pesar de lo que uno supone por el rubro no era un equipo malo y mi juventud junto a la rapidez para desbordar y tirarle centros llovidos a nuestro fornido 9 eran bien valoradas.

No recuerdo el por qué esa tarde con mi hermano estábamos por mirar un partido de Modart en mi barrio sin que yo participara. Quizá fue previo a comenzar a hacerlo o todavía no me tenían confianza, no lo recuerdo.

Pero estábamos ahí esperando a que comience el partido cuando nos enteramos que al equipo rival le faltaba el arquero y entonces no se podía jugar. Mi hermano lo era, así que lo propuse con inocencia e ilógicamente todos aceptaron 😌.

Él sorprendido y feliz bajo los tres palos acomodándose mientras yo me acomodaba detrás de su arco para alentarlo cuando se acerca un fornido defensor con cara de pocos amigos a decirnos algo así como: "¿Me imagino que vas a atajar bien y no van a cargarnos no?". Asentimos con la cabeza sin hablar y al mirarnos nos dijimos sin palabras que no sólo había que atajar, sino que además había que hacerlo bien para no tener problemas.


El partido comenzó y mis compañeros de trabajo eran mejores pero cosas del futbol, en un córner y con un cabezazo fortuito pasan a perder el partido. Luego lo lógico y se sucedieron las jugadas de gol para Modart pero mi hermano estaba intratable y se atajó todo. Yo ayudaba diciéndole como pararse, cuando salir o cuando quedarse (sabía de eso porque también fui arquero en mis comienzos 😉).



Todo seguía igual y faltaba poco para terminar cuando sucede lo inesperado: Penal para Modart. Mientras mi compañero de trabajo acomodaba la pelota (no recuerdo su nombre pero si que era igualito a Peter Gabriel de joven), me empezó a carcomer la duda y los nervios. ¿Debía ser ético y dejar que mi equipo de compañeros empatara o ser leal con mi hermano y ayudarlo?

En esos segundos envejecí años. Me despertó de mis dudas el árbitro con su silbato y veo a mi compañero correr confiado hacia la pelota, fuerte, altivo, infalible mientras yo sacando la mano que me tapaba la boca en un gesto nervioso le grito a mi hermano en el último segundo: "¡Tirate para acá!"

          Y el guacho lo atajó...






Mi hermano menor Martín también es arquero y quizá el mejor de los tres. Será una cuestión de genes nomás...

Nadal, el 10




          Cuando pensás que ya paso su momento de gloria los tenistas dan un giro, se reinventan y sorprenden. Pero no todos pueden, sólo los grandes logran hacerlo. Lo hizo Federer, ahora Nadal y seguro que Djokovic con presente opaco, lo hará mas tarde ante una adversidad.

Pero ganar 10 veces uno de los grandes como lo es el mítico Roland Garros no es para pocos, es sólo para uno y ese es mi favorito: Nadal carajo! Una bestia del tenis y de la mentalidad ganadora, porque solo con talento o con el físico no se logra ésto.

Siempre fui "Nadalista" porque valoro mas el esfuerzo para llegar a ser alguien que a otro que el talento le vino "de arriba" como un don.

          Ahora viene un nuevo Wimbledon, seguirá ganando cosas importantes o quizá no, pero siempre será mi ejemplo de superación y mi favorito eterno...



Extraño



          Nota del autor:  Ésta entrada no va a tener la edición que me impongo siempre. Sabemos que leemos fragmentado si es muy extensa pero ésta vez es tan trivial el tema que me quiero explayar a gusto. Aunque suene extraño





          Los varones de mi generación que residíamos en el conurbano (provincia de Buenos Aires), vivíamos en la calle... literalmente. No había mayor disfrute que estar jugando a la pelota o en la esquina con los amigos, andar en bicicleta sin tumbo fijo o el simple estar por estar. Solo interrumpía ese ritual diario el que pasen por la televisión algo interesante para un chico de 10 años claro. Este extraño film era una de las pocas razones por la cual me podía quedar sentadito dentro un día soleado.


          No la recordaba. Bah, estaba escondida en mi subconsciente. La sorpresa la tuve por un comentario del amigo Borgo en el blog de Ethan que activó un resorte en mi cerebro que unió todo y acá estoy feliz, con mi revival infantil permanente. Gracias entonces Borgo!! aunque opines todo lo contrario y también tengas razón 😏. Él afirma que es el punto mas bajo de la filmografía de Kirk Douglas y en mi recuerdo me suena a gloria. Debo haberla visto varias veces en esos "Sábados de súper acción" que comenzaban cerca de la 1 y terminaban a las 7 de la tarde sino no se entiende mi fascinación por el redescubrimiento.

Entiendo el por que me gusta. Es el tipo de humor que luego me derivó a Chaplin y Keaton con ese slapstick de gags elaborados y a veces sin sentido. Ésta película es como estar viendo un corto de la Warner, uno de esos de dibujitos geniales, transgresores y alocados como el Coyote y el Correcaminos que me fascinaban tanto en ese momento.


          ¡Y además está el nombrado Kirk Douglas! Siento un gran aprecio por él desde siempre (ahora sé que desde acá 😊). Uno de los mas grandes actores en mi gusto que descubrí por esa relación de amor/odio que tenía con Stanley Kubrick.

Lo que si fue una sorpresa es que el co-protagonista es ¡Schwarzenegger! ¿él estaba? y además es el héroe porque Kirk es el villano, el Coyote en este caso. Muy extraño todo. La rubia infartante es una agregado que no recordaba (extraño en mí) pero era un púber, todavía no había nacido en mí el coyote 😉.


Vista hoy desde ese lejano 1979,  Cactus Jack (The Villain su nombre real), es tan naif como alegre y bastante fallida, pero ideal para esos 10, 11 años míos, sino ver su comienzo o pasar al minuto 55 y ver y disfrutar ese gag infantil, hermoso y... Extraño.





La vida de un Linterna Verde (parte 3)


Soy un Linterna Verde.Soy lo mejor que hay.Bienvenidos a mi vida...

Ésto es ser grosso,
que Superman use tu remera...


 ¡Por qué Dios soy el único superhéroe
con película mala!


 Oh no soy diabético!
  me mata con su dulzura 😞


 Verde sí... pero muy agrandado...


 En el fondo soy un romántico ❤...


 Ahora somos mucho mas que "superamigos"...


El tamaño no importa 😒...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...